fotocarnet



PARA UNA EXPOSICIÓN


A Julián Casado (pintor)

La pintura de Julián Casado, pasa por diferentes etapas, y muchos le consideran constructivista, reconociendo él mismo a Sempere como su maestro. Su obra es más que pintura absoluta, como Mondriaan o Malevitch, porque la esencia de la línea y el color no tiene aquí nada de antiemocional deliberado. La perfección de su técnica, unido a un pensamiento profundo, le lleva a ir más allá, o más adentro, de modo que podríamos hablar de una pintura metafísica donde la contemplación no es emoción sino embeleso, pálpito, un casi éxtasis.

Yo diría que Julián tiene una obsesión en sentido positivo con la luz. No sólo porque la luz sea un tema eterno en la pintura, que lo es, si no por algo personal que sólo a él concierne y posiblemente deba seguir en la interrogación o el misterio.
Suele hacer serie de cuadros, hasta agotar un tema. Así Homenaje a San Juan de la Cruz, Homenaje a Malevitch o Cosmos aleatorio. Esta última le surge al escuchar la obra musical de Claudio Prieto en homenaje a Federico Mompou. Pero el motivo es lo de menos, lo verdaderamente importante es el milagro que consigue.

Julián estudia el espacio y sus posibilidades. Subdivide el cuadro en varias figuras geométricas, y la esfera es el elemento común como un sol gravitatorio. Tomando como ejemplo la serie Cosmos aleatorio juega las variantes posibles que le permite la combinatoria de dos trapecios fijos y dos variables. Va haciendo juegos de líneas y planos: rombos, cuadrados, trapecios y triángulos en combinación con la densidad lumínica del cromatismo, las luces y las sombras, tanto internas como externas al volumen.

Aquí no hay nada al azar. Todo está medido y calibrado. Con la distribución adecuada del espacio y la gradación o degradación de los colores consigue atrapar el misterio, lo que unos llaman la cuadratura del círculo, los iniciados la geometría sagrada y Julián la arquitectura de la luz.

Sus obras son tan poderosas que logra engañar al observador haciéndole pensar que hay un foco sobre el cuadro, cuando es luz natural lo que ha pintado. El trabajo profesional de muchos años le lleva a conseguir un noseque quequedan balbucíendo.
Esto y un lenguaje propio es a lo que aspira todo artista, y muy pocos consiguen. Sus obras tienen un sello personal que se identifican sin necesidad de estar firmadas, con independencia de que la firma vaya detrás del cuadro para no romper la magia que ha logrado.


Scardanelli.


* Scardanelli es el nombre con que firma la poeta Encarnación Pisonero los textos sobre Artes Plásticas.